Páginas

12 ene. 2012

Sociedad malcriada.

Vivimos en una sociedad rodeada de tecnología, por lo tanto tenemos tendencia a creer que podemos controlarlo todo; con solo apretar un botón podemos hacer nuestra vida más fácil, ya que conseguimos la información que necesitamos en un instante, gracias a esto podemos conocer el tiempo atmosférico, el estado de las carreteras, etc. y lo que es mejor, creer que el mundo gira a nuestros pies.
Pensamos lo maravilloso que es vivir así con nuestros planes bajo control pero el problema surge cuando las cosas no salen como las habíamos planeado, ahí es cuando viene la verdadera rabieta.
¿Pero realmente nos quejamos por nuestra mala suerte o porque también nos gusta sentirnos culpables? Y es que vivimos en una sociedad en la que al parecer vende más una desgracia que mil fortunas. Si nos paramos a pensar la información que recibimos a diario en los diversos medios de comunicación podremos darnos cuenta de la cantidad de personas desgraciadas que hay en el mundo y que en verdad puede que estemos deseando que nos pase algo para poder contarlo y ser el centro del universo aunque sea por un segundo porque si algo gusta a esta sociedad de control es sentirse el ombligo del mundo.
Deberíamos reflexionar sobre las personas que verdaderamente tienen problemas a diario y que desgraciadamente seguirán teniéndolos si continuamos dándoles la espalda.

2 comentarios:

The White List dijo...

Fantastic blog and brilliant post!!! You're amazing!!! Your sense of style is fantastic too!!! Absolutely brilliant.

the-white-list.blogspot.com

Marilin moulich dijo...

El victimismo es una salida muy facil para mucha gente. Es mas sencillo buscar excusas para nuestras desgracias que luchar por nuestros sueños y fracasar en el intento,aunque los fracasos sean los mejores maestros que jamas conoceremos.Muy buena reflexión.Un saludo!!
www.bernice.es

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License PARA LA REPRODUCCIÓN DEL CONTENIDO DE ESTA WEB, PONGASE EN CONTACTO CON SU PROPIETARIO. ESTA OBRA ESTA BAJO UNA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS.